Carbó - Salud y Belleza, es uno de los mejores Centros de Estética y Osteopatía de la capital, situado en el corazón del Pinar de Chamartín, en la zona norte de Madrid. Con una amplia trayectoria y dedicación que avalan su buen hacer y su profesionalidad. Llevamos desde 1949 dedicados a la Salud y la Belleza utilizando, en todos los tratamientos y servicios, los mejores productos, probados y testados clínicamente, y empleando las técnicas más innovadoras y fiables del mercado. Todo ello respaldado por un equipo altamente cualificado para conseguir la plena satisfacción de los clientes que son los principales protagonistas.

Historia de Carbó - Salud y Belleza

María de los Ángeles González Marina, nació en Madrid en el popular barrio de Salamanca en el año de 1913. Pronto destacó como una niña inquieta, de carácter independiente y de desbordante simpatía.

Cursó la carrera de Derecho en la facultad de la Ciudad Universitaria de Madrid. Regresó a Tetuán (Marruecos), con su familia, integrándose en la vida social de esa ciudad, muy activa por aquellas fechas. Conoció allí al teniente de Regulares D. Fernando Carbó Valdivielso, quien al poco tiempo fue destinado a Madrid. Se casaron y fijaron su residencia en la capital en 1932. Tuvo la primera hija en 1933.

Finalizada la guerra nació Ana, la segunda hija del matrimonio, en 1940. Es a partir de entonces cuando se despierta su interés por la estética facial y corporal, tema desconocido hasta entonces en España pero que en Francia estaba empezando a dar sus primeros pasos. Conoció a madame Coron, francesa exiliada en España, que era una profesional de prestigio y que le enseñó todos los conocimientos teóricos y prácticos de la profesión durante más de cinco años y la facultó para obtener la representación para España de la casa Klytia. Dado su carácter inquieto, en esos años hizo un curso de acupuntura, se hizo Dama auxiliar de sanidad militar, practicante y obtuvo el título de Maestría Industrial de Estética.

En la calle Monte Esquinza de Madrid, en 1949, montó el Instituto de Belleza Carbó, donde ejerció su profesión y su enseñanza a futuras profesionales, pues estaba facultada para otorgar títulos. En Madrid fue adquiriendo un merecido prestigio y una selecta clientela, sin publicidad y sirviéndose solamente de la recomendación personal entre la mejor sociedad de Madrid.

La segunda hija, Ana Carbó González, desde muy temprana edad y estimulada por su madre, fue iniciándose en el arte de la estética y el visajismo. Estudió y obtuvo el título de Maestría industrial de estética, enfermera auxiliar de sanidad militar, e hizo varios cursos en París con los mejores profesionales, obteniendo títulos de Jean D’ Estress, Klytia y Fernand Aubry, lo cual le permitió pasar una temporada en Suiza perfeccionando idiomas mientras practicaba la enfermería en una clínica privada.

Empezó su actividad profesional en el Instituto de Belleza Carbó en 1962, ampliando su ya excelente clientela junto a su madre. En 1971, se traslada a Colonia en Alemania por motivos profesionales de su marido. Dos años después se traslada a Venezuela en donde inicia una carrera profesional por su cuenta, instalando el Instituto de Belleza Carbó de Caracas, pasando a convertirse en el más prestigioso y mejor preparado de Venezuela, compaginando con la continuación de estudios especializados relativos a la estética. Así hizo cursos de Reflexologia podal, Bioenergética, Balance muscular, Sihatsu, y varios más de Mesoterapia, Gimnasia Resistida, Drenaje Linfático Manual con profesorado alemán de la Escuela alemana Vooder. Debido a la situación interna del país, en septiembre de 1982 se replanteó el regreso a España, cerrando el Instituto de Caracas y la Escuela de Estética anexa que se montó.

Una vez de regreso a Madrid, Ana vuelve a trabajar en el Instituto de su Madre en la calle Monte Esquinza, hasta que ésta decide jubilarse después de la muerte de su marido, tomando el relevo su hija. Por entonces, su inquietud personal le lleva a seguir ampliando sus estudios con un curso avanzado de estética de Jean D’Estrees, otros de Radiología, Presoterapia, Láser para estética, Balance Muscular y Onda corta aplicada a la estética. Obtuvo el titulo de Osteópata después de estudiar durante tres años en la Escuela de Osteopatía Gaia de Madrid, completando su formación con diversos cursos, lo que la hizo situarse como una de las más prestigiosas y preparadas esteticienes de Madrid.

En 1990 abre otro Instituto de Belleza Carbó en la zona norte de Madrid, en la calle Jazmín, desdoblándose posteriormente en dos locales especializados para distintos tratamientos, funcionando con total normalidad hasta el año de 2003. En Marzo de ese año, adquiere un nuevo local mucho más espacioso y abre el más grande y bien montado Instituto de Estética del norte de Madrid con una clientela asentada y fiel, que siguiendo la tradición familiar se hizo sin publicidad y a base de referencias personales.

En 2007 cree que es hora de ceder el testigo y decide jubilarse, cediendo y vendiendo el Instituto de Belleza Carbó a tres de sus empleadas, las cuales continuarán con el bien hacer y el mismo nombre, con unas condiciones pactadas y una forma de trabajar que tantas satisfacciones ha dado durante 62 años.